DE DONDE VIENE LA PALABRA SARGENTO Y CABO

Divisas de sargentos llamadas coloquialmente como palas o manguitos

La palabra sargento

(ant: sargente), que se tomó del francés sergent (ant: serjant), significó primero sirviente (s. XI), después hombre de armas (infantería) y a partir del s. XVIII, oficial subalterno (DRAE). De procedencia latina: servientem (servus), del verbo servire (ser esclavo, estar al servicio de). El origen de esta palabra es anterior al nacimiento del Imperio Romano.

Se denominaba así a aquellos soldados que demostraban vigor, valor, astucia, destreza y agilidad, así como disciplina, dedicación, ética, doctrina y demás de cualidades que enmarcan el supuesto ideal de un militar.

En la antigua Grecia denominaban con este nombre aquellos guerreros que no poseían un estatus en la realeza para alcanzar los grados de oficiales, pero por su gran capacidad con las armas obtenían estos grados y continuaban su servicio militar bajos las órdenes de sus señores. La palabra sargento proviene del latín: "sagaciter" in proelii y del griego akríveia "ston pólemo": certero en el combate, del griego impera-tor: Señor de la Guerra. En el año 1181, en la antigua Francia, raíces de estos grandes oficiales de estatus medio, fueron alcanzando renombre, según la historia de los Sargentos Mariscales, la que hoy envuelve la Guardia Francesa y la Guardia Civil Española.

La palabra cabo.

(rango militar superior a soldado e inferior a sargento, extremo, punta, resto, porción saliente, etc.) viene del latín caput (cabeza). ... En general, las palabras castellanas provienen del acusativo. La figura del cabo primero se remonta a mediados del siglo XVIII, en las Reales Ordenanzas de Su Majestad el Rey Carlos III (1769), donde se hacía referencia a este empleo dentro de las escuadras.

Se explicaba que para cada escuadra había un cabo primero y un cabo segundo, quien se hacía cargo de la escuadra en ausencia del cabo primero. Como reconocimiento al que más se distinguiese en el mando y gobierno de su unidad, sería ascendido a sargento en la primera vacante que se produjese Esta era la concepción del cabo primero: El cabo, como jefe más inmediato del soldado o marinero, se hará querer y respetar de él; no le disimulará jamás las faltas de subordinación; le infundirá amor al servicio y mucha exactitud en el desempeño de sus obligaciones; será firme en el mando, graciable en lo que pueda y será comedido en su actitud y palabras, aun cuando sancione o reprenda. Esto se mantuvo durante el reinado del rey Alfonso XII, cuando se promulgó la Ley Constitutiva del Ejército, la del Ejército moderno o de la Restauración. Y así permaneció hasta la Ley Adicional a la Constitutiva del Ejército, del 19 de junio de 1889, en la que, como consecuencia de la reorganización y adecuación a los nuevos procedimientos, desapareció el empleo de cabo primero, quedando sólo el de cabo con tres galones rojos por divisa, tal como hoy se conoce. En 1940 se recuperó este empleo por necesidades de la situación y, actualmente, los cabos 1º se han convertido en piezas clave de las Fuerzas Armadas.

informacion redes sociales.

Jpanades.