Juan Manuel Grau Capel: Dédalo

Mi nombre es Juan Manuel Grau Capel, nací en un cuartel de artillería, en la preciosa ciudad de Granada, en 1963.

Mi infancia la viví en el costero pueblo del Masnou (Barcelona), donde comenzó mi amor por la playa y el mar.

A los 4 años volví al cuartel donde nací y allí viví durante un año, cuando volví nos trasladamos a Barcelona y mi abuelo vino destinado al cuartel de Intendencia de Barcelona, donde también pasé mucho tiempo de mi adolescencia y juventud y se fue forjando mi pasión por el ejército.

A los 18 años me presenté a los exámenes para el ingreso en la Academia General Básica de Suboficiales, en Tremp (Lérida), a pesar de pasar las pruebas médicas y físicas y de sacar nota suficiente para pasar el corte, fui descalificado en los exámenes psicotécnicos; posteriormente con 19 años quise hacer el servicio militar como soldado de la Guardia Civil, no fue posible porque me había pasado la edad máxima para solicitar el ingreso.

Fui sorteado y me tocó hacer el servicio militar en la Armada Española, durante un periodo de 18 meses, curso, 6º/83.

Mi primer destino fue el Cuartel de Instrucción de Cartagena, en el Tercio Levante, 2ª Brigada, número 2136.

Los días en el cuartel pasaron rápido, instrucción militar, gimnasia, guardias interiores, canciones de la Armada, remo, leyes penales, preparación de la Jura de Bandera y paseos con el uniforme de bonito por la ciudad de Cartagena, fueron el día a día de aquellos 2 meses, aunque a diferencia de mis cursos me interesé por aprender a hacer cuadros de nudos marineros, finalizando el periodo de instrucción me presenté voluntario a las pruebas del CBA, centro de buceo de la Armada, para buceador de combate, pasé las pruebas físicas, pero no las médicas por culpa de una caries, luego llegó el momento de pedir especialidad y quizá por haber nacido donde nací, pedí artillería.

a Jura de Bandera tuvo lugar el 17 de diciembre de 1983 en el muelle de “Héroes de Cavite” del puerto de Cartagena donde también se le entregó la Bandera de Combate al submarino Marsopa S63 y fue presidida por el jefe del Estado Mayor. Mi segundo destino fue el PTNJ (Polígono de Tiro Naval Janer), en San Fernando (Cádiz) en el Tercio Sur de la Armada, duró 2 meses y entré con el ascenso a Marinero Distinguido, allí recibí formación técnica y práctica de Artillero en Sistema Bofors y Meroka e hice mis primeras y únicas guardias militares en una garita armado con mi cetme y dos cargadores, también hice mis primeras guardias como cuartelero y mis primeras prácticas de tiro con el cetme y sistemas antiaéreos; pasé el curso, ascendí a cabo segundo de marinería artillero y me destinaron al portaaeronaves Dédalo R-01.

El 16 de marzo de 1984 embarqué en el buque insignia de la Armada, Portaaeronaves Dédalo, en la base naval de Rota (Cádiz), aquello era una ciudad flotante, tenía hasta horno de pan, fui destinado a la Brigada de Armas Foxtrot, con el número F-213, mi destino eran los montajes de artillería Bofors 43 y 45, en la aleta de babor.

Me gustaba más navegar que estar en la base ya que por la lejanía de mi hogar yo vivía en el barco permanentemente y no podía disfrutar de francos de ría y fines de semana, además de que navegando podía disfrutar de muchas más experiencias, desde albas, puestas de sol, bancos de niebla a maniobras con otros navíos y nuestras escuadras aeronavales y la más impresionante, viví el Huracán Hortensia en octubre de 1984.

La navegación en octubre de 1984 fue toda una experiencia que jamás olvidaré, navegábamos escoltados por dos fragatas, dos corbetas y dos destructores por las aguas del Atlántico, rumbo norte con mucho viento, cuando nos vimos inmersos en un gran temporal, mi guardia en la mar era en defensa aérea, en el puente alto, zona semi descubierta y con la mejor visión de la nave y donde podía ver despegar y aterrizar los aviones harrier y helicópteros, a medida que pasaban las horas y nos acercábamos al El Ferrol, el temporal fue a más hasta el punto de que las olas barrían la cubierta de vuelo, se prohibió circular por las galerías de babor y estribor, toldilla, castillo y cubierta de vuelo, el arrufo sobrecogía produciendo un sonido metálico resquebrado y fuerte dando la sensación de que la nave se pudiera partir; desde defensa aérea podía observar como las naves de escolta se sumergían en las olas y a los segundos volvía a emerger; a los marineros de las brigadas de armas nos llamaban constantemente para trincar bombas en los pañoles de armas, lo cual había que realizar con máximo cuidado por la posibilidad de que una en movimiento te pudiera partir una pierna, al calmarse un poco el temporal por fin se pudo dar la vuelta.

Mis guardias en puerto eran de cabo escuadra o cabo relevo en la guardia militar, y en mi destino, los montajes 43 y 45 me cuidaba del mantenimiento, tanto de los cañones como de las direcciones de tiro.

Me licencié y pasé a la reserva, en seguida me puse a trabajar. Durante muchos años tuve un segundo trabajo que realizaba en casa gracias a los nudos aprendidos en la marina, mi imaginación y creatividad. Me pusieron en contacto con un pequeño empresario de manufacturas de cordelería que me propuso que le hiciera un muestrario de cortinas, maceteros, lámparas y tapices de macramé y así lo hice, le encantó el muestrario y pronto me llovían los pedidos.

Mi entretenimiento preferido, son las manualidades y maquetas, sobre todo las navales. Empecé los primeros años haciendo maquetas de PVC, posteriormente me aficioné en hacerlas de madera. Mis últimas maquetas realizadas han sido el Dédalo y La Coca. Actualmente estoy con un remolcador de madera con casco de PVC radio teledirigido.

En el 2012 pasé a formar parte de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona formando parte del piquete como banderín y participando de numerosas procesiones y actos. Conocido en la Hermandad como Dédalo, nunca he ocultado mi origen marinero y si alguien me ha preguntado creyendo que había estado en la Legión, en que tercio estuve, le he contestado con todo orgullo, en el Tercio Levante, Tercio Sur y Flota.

En el año 2015 me fue concedida la medalla conmemorativa del servicio militar obligatorio y me fue impuesta en un acto oficial de la Hermandad de AA.CC.LL de Barcelona. En el año 2019 me fue otorgado el diploma de cabo reservista voluntario honorifico de la Armada Española por el jefe del estado mayor de la Armada, Almirante Don Teodoro López Calderón, en la actualidad, jefe del estado mayor de la defensa. En el 2019 pasé a formar parte de la asociación MAVEAR (Marinos y veteranos de la Armada), donde he estado en conferencias, visitas a barcos y aportado mi granito de arena en las tres exposiciones en las que hemos participado hasta la fecha, aportando mis maquetas de barcos, efectos navales y realizando servicios voluntarios para la asociación. También he colaborado con nuestra revista aportando fotos de visitas a barcos y exposiciones y una crónica sobre la visita a la fragata francesa, D653 Languedoc, en el puerto de Barcelona.