Mi nombre es Jesús Loren Alcay, pertenezco a la 16 ª promoción de cabos segundos radiotelegrafistas de la ETEA.

Preste mi servicio en el buque tanque TEIDE BP-11 desde primeros de agosto de 1968 hasta el 29 de enero de 1970 y recuerdo ese día ya que soy Zaragozano y el 29 de enero es San Valero, patrón de la ciudad de Zaragoza. Posteriormente y hasta mi licenciamiento el 10 de julio de 1970 estuve destinado en la Estación Naval de Radio en Sóller, Palma de Mallorca.

 

A bordo del Teide

Durante el tiempo que permanecí embarcado, tuve 142 días de mar, certificados en los listados que tengo emitidos por la subsecretaría de la Marina Mercante, en ese tiempo pude conocer diversas ciudades como Palma, Ibiza, Almería, Málaga, Huelva o Cádiz, y por supuesto Cartagena en donde teníamos la base. Aunque también pude ver como se vivía en otras latitudes, ya que en marzo de 1969 nos desplazamos a Guinea, recalando en Bata, Luanda o Santa Isabel, aunque la misión no fuera precisamente de visita oficial, ya que participamos en la repatriación de personal español, y que posteriormente, en octubre, la ONU procedió a reconocer como república independiente a Guinea, la población española que allí había se vio muy presionada y amenazada por lo que se tomó la decisión de evacuarla, nos acompañaban el Canarias, al que estuvimos repostando durante 12 horas, y los transportes Aragón y Castilla. También estaban el cañonero Pizarro y la corbeta Descubierta con base en Guinea mientras fue española y con el fin de proteger y garantizar la evacuación de los ciudadanos españoles a bordo de los buques mercantes VILLA DE BILBAO, ERNESTO ANASTASIO, CIUDAD DE TOLEDO Y RÍO FRANCOLÍ. Y junto a todos ellos navegaba el TEIDE, con sus tanques llenos, listo para satisfacer las necesidades de combustible de la flotilla. De hecho, nos vimos obligados a hacer un viaje al puerto de Luanda, Angola para recargar combustible.

Pero volvamos al principio de toda esta historia. Como decía, en los primeros días de agosto del 68 y procedente de tierras gallegas, concretamente de la ETEA en Vigo me desplazo a Cartagena y en la Comandancia me sorprendió que me dieran a elegir destino, el minador NEPTUNO con base en Palma de Mallorca o en el petrolero TEIDE, la verdad es que no me lo pensé dos veces, me decanté por el TEIDE mucho mas de mi preferencia.

Nada más embarcar el que me enseño donde estaba la radio y los mensajes que se daban diarios fue un marinero de 1ª electricista, Joaquín Cortes Aragonés, de Torredembarra, el cual falleció de infarto en 2001. De quien también guardo muy buen recuerdo y afecto, es del suboficial radio D. Daniel y un cabo 2º radiotelegrafista de nombre Antonio Lucas, pues al embarcar estaban los dos de permiso y no los conocí hasta pasados unos días. La dotación del Teide en radio era de un sargento, un cabo 1º y dos cabos segundos Evidentemente el trabajo en el barco fue “diferente” a lo que son las transmisiones en un buque de guerra al uso, aunque el TEIDE no dejaba de ser también de guerra pero denominado Buque auxiliar como BP-11, eso sí como en todos los buques en aquella época los que descifraban los mensajes seguían siento el médico, habilitado o capellán en el caso de llevar embarcado a alguno de ellos, en este caso teníamos un habilitado, otra cosa era los partes METEO, que por norma general venían sin cifra y que recibíamos por medio de las estaciones marítimas de las zonas por donde se navegaba, normalmente lo entregábamos al oficial de puente. El tiempo pasa inexorablemente y fechas concretas se diluyen, pero si recuerdo como en septiembre del 68 rumbo a Galicia desde Cartagena para participar en unas maniobras Hispano-Francesas y doblando el cabo de San Vicente , a eso de las 4,30 de la madrugada un fuerte estruendo despertó a toda la tripulación, debido a la niebla abordamos o nos abordaron, lo cierto es que por proa embestimos al mineralero ENSIDESA cerca del través de estribor, volvimos a Cartagena para verificar daños y ahí se acabaron las maniobras previstas. Este buque tuvo un final trágico ya que el 16 de enero de 1973 naufragó frente a la costa portuguesa cuando transportaba mineral desde Marbella a Avilés. El mineral tenía un grado de humedad excesivo por lo que se licuó, corriéndose la carga y hundiéndose el buque con la pérdida de cuatro tripulantes. Y de mi “querido” TEIDE que decir, podía llevar 5.300 m3 de producto petrolíferos, así como alguna cantidad de alimentos y agua por si hacía falta entregar a los buques que aprovisionábamos, a través de las dos estaciones a ambas bandas del buque, al principio se me hacía raro ver la maniobra, pero evidentemente con el tiempo fue una situación de rutina, pero siempre primando la seguridad, en alguna ocasión y eso si era un espectáculo verlo era la maniobra de ANDARIBEL donde se podía trasvasar a personas de uno a otro buque. En aquellos tiempos evidentemente no había plataformas para poder aterrizar un helicóptero como hoy llevan la mayoría de buques de nuestra armada. Siguiendo un poco la derrota del buque, supe que en 1980 le renombraron como AP-11 y en 1986 como A-11 con el que se dio su baja en la armada el 30 de julio de 1988 sin tener un sustituto hasta tiempo después, siendo petroleros alquilados a CAMPSA hasta que entro en servicio el Marques de la Ensenada como nuevo abastecedor de combustible.

El TEIDE tiene su “historia secreta” un poco triste ya que en 1990 ya en desuso y bastante maltrecho fue incendiado para una película norteamericana NAVY SEALS Comando Especial, siendo uno de sus protagonistas Charlie Sheen, en fin… a todos nos hubiese gustado que el buque en que servimos hubiese sido un museo flotante, pero……. ¡¡ Feliz travesía, compañeros ¡¡