LOS “ ZIPPO” EN LA ARMADA ESPAÑOLA, UN OBJETO DE DESEO

Corria el año 1930 cuando George G. Blaisdell, un emprendedor empresario norteamericano fundaria la fábrica de mecheros marca “ ZIPPO” ajeno a que con el audar del tiempo esos encendedores se iban a convertir en todo un icono en los E. E. U. U...

 

Imagenes gracias a D. Diego Quevedo Carmona (AN) y D.Adolfo S. Grille (Subteniente Amanuense)

El nombre que le daria a la marca, procede de la palabra “ cremallera” al parecer por la misma razón de que al pronunciarlo en ingles ( “ zipper”), ese sonido era del agrado de Blaisdell, que tras varias adaptaciones de la citada palabra, optó por la de “ zippo”. Desde el mismo momento en que empezó a comercializarse, la primera unidad salió de fábrica en 1933 y en la actualidad se exhibe en un museo dedicado a ellos en Bradford, se anunciaba como “ Lifetime guarrantee” es decir, garantizado de por vida, pues ademas la propaganda apostillaba con una frase rotunda “ Works, or wefrx it free”, es decir, que si deja de funcionar en algun momento, la reparación es gratuita.

Tan solo llevaban unos años comercializados, cuando se produjo la entrada de los EEUU en la II GM recibiendose entonces pedidos masivos de unidades de cualquier cuerpo y ejército, extendiéndose rápidamente su uso y naciendo casi a la par la inquietud entre los militares norteamericanos por comenzar a coleccionarlos.

Ademas los “ Zippo” en reiteradas ocasiones han aparecido en el cine, siendo utilizados regularmente por personajes de diferentes peliculas, ejemplo “ La jungla de cristal “ Gran Torino, Perdidos, X men 2, entre otras.

Por lo que a la Armada Española respecta, a finales de los años 50 llegaria la primera gran remesa de buques procedentes de la US Navy derivado del llamado MDAP ( Mutual Defense Assistant Program).

Estos primeros buques, los legendarios dragaminas de casco de madera, serian nada menos que una docena, y como quiere decirse que eran barcos muy novedosos ( fueron los primeros en incorporar modernos equipos electrónicos, como el sonar), el personal designado para formar las dotaciones que habrian de traerlos a España, permaneció un periodo relativamente largo( varios meses) recibiendo clases en escuelas de la US NAVY, y durante ese tiempo, debieron descubrir los “ encantos “ del zippo, y sus primeros Comandantes debieron pensar que no era mala idea encargar varias unidades para poderselos traer a España.

Asi, desde hace mas de 60 años ( finales de los 50), las dotaciones que fueron elegidos en su momento para estos barcos, al llegar nos trajeron como algo realmente novedoso y original mecheros “Zippo” de sus unidades, las cuales son hoy dia cotizadas piezas de colección, pues esta desconocida rama de la “ militaria” es algo realmente bonito, siendo muchos los aficionados que se dedican a buscarlos, sin tener porqué ser fumadores.

Poco tiempo despues, otros marinos que fueron a EEUU a” traerse barcos, “, tendrian la ocasión de adquirir “ in situ” mecheros de las unidades que iban a ser transferidas, pero que aún no lo habian hecho, y al llegar a España, algunos de esos barcos ( solo algunos) decidieron hacer los correspondientes encargos ya con el nombre español de su unidad una vez rebautizada, siendo en este sentido los destructores “ fletcher “ los que continuarian la moda que habian importado las dotaciones de los citados dragaminas costeros.

Años después seguirian los “ fram”, las “ LSTS”, los transportes de ataque o el Dédalo, asi como otros buques algunos ya construidos en España como las fragatas clase “ Baleares” o las corbetas clase “ Descubierta “.

Años después seguirian los “ fram”, las “ LSTS”, los transportes de ataque o el Dédalo, asi como otros buques algunos ya construidos en España como las fragatas clase “ Baleares” o las corbetas clase “ Descubierta “. Aunque podemos afirmar que todos los buques de la USN tienen mecheros “ Zippo” de su unidad respectiva, no hay ningun censo de estos en los buques de la Armada Española, pues si bien por ejemplo sabemos que hubo de las cinco fragatas clase “ Baleares”, de las corbetas solo hemos podido localizar ejemplares de algunas de ellas, no de todas, circunstancia que se repite con buques de otras escuadrillas.

Aun, asi, nos aventuramos a dar un número de Zippos fabricados para buques de la Armada Española, cifra que debe oscilar entre 80 y 120, cantidad que facilmente se duplica si hablamos de mecheros de buques españoles, pero cuando servian bajo la bandera de las barras y estrellas.

En cualquier caso, el hecho de no ser una cifra muy elevada, anima a coleccionarlos, pero eso si, quien decida hacerlo debe preparar la cartera, porque sobre todo los primeros ( dragaminas de los años 50) son piezas muy cotizadas por dos razones, a saber, el tiempo transcurrido y lo escaso de sus dotaciones.