Llobregat y los M20: 

Dar mucho, pedir poco

 Al servicio de nuestra ciudad

Dice Berthold Brecht que hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles. La carta de amor a la amistad que escribe la dotación del Eolo juntándose año tras año simplemente por eso, por que somos amigos, hasta que el último de ellos zarpó por siempre no será olvidada. Si hay justicia en la mar quiero pensar que ahora están brindando con Pedro Marinero, otra vez todos juntos. 

Pero hoy no vamos a hablar de ellos.   O sí. Se cumplirán 65 años esta próxima semana. El Eolo y el Juan de la Cosa, hermanos mayores, están atracados en el muellle de Bosch i Alsina, de Barcelona. Hoy se entrega la bandera de combate a un nuevo hermano: El Llobregat, M-22.

El NODO... que recuerdo en las sesiones dobles. Aquí vemos la entrega de la bandera de combate en la ciudad condal.

https://www.facebook.com/2008526689419904/videos/391241044843877/?sfnsn=scwspmo&extid=M52qxnt7ciRUYj7l&d=n&vh=e

Veamos el contexto: España sale de un largo aislamiento, y el amigo Mister Marshall (Americanos, os recibimos con alegría) empieza a abrir la mano. Un joven Luís de la Sierra marcha a USA y trae la primera ayuda. Para una Armada que no ha podido actualizarse desde antes de una guerra que ha cambiado el mundo, será el principio de la que ahora conocemos.

A esta serie pertenece el M22, Llobregat. No vamos a extendernos en sus características e historia: recomiendo para ello la magnífica página hermana En visita de cortesía.

https://envisitadecortesia.com/tag/dragaminas-llobregat/

Quiero recordar que, precisamente, en 1976 sería el elegido para seguir en Barcelona las singladuras del Eo, del Eolo, ahora como patrullero.  Bueno, con sus 13 nudos con el mar cuesta abajo a lo mejor no era tan rápido como las lanchas del SVA que nos protegen en silencio, ahí atracadas discretamente al lado del muelle de pescadores. Pero buen servicio hizo, y seguro que todos nuestros socios recuerdan su bonita silueta, propia de aquellos buenos viejos tiempos.

Un desgraciado incendio lo destruyó en 1979.  Tanto avante con el Masnou algo fue mal en la cocina, y tan grandes fueron los daños que hubo de ser dado de baja. Baja en la LOBA, puede.  Pero no en nuestros recuerdos, ni en la historia de Barcelona.

 

Algunos de estos barcos aún pueden ser visitados. El Nalón, por ejemplo fué hundido como arrecife artificial en la Bahía de Mazarrón el 6 de junio de 1999.  No se recomienda entrar por el peligro que conlleva, pero ahí sigue....  Fiel como siempre.  Barcos de los que se pudo decir "dar mucho, pedir poco".

 

Hasta siempre amigo!!!


Pedíamos la semana pasada fotos del hundimiento... no. De como el Nalón pasó de ser nuestra casa a parte por siempre de la mar.  Diego Quevedo, que ahí estuvo, nos envía este reportaje de como se convirtieron los viejos dragaminas / patrulleros.... en arrecife artificial, hogar y cobijo para las especies marítimas y diversion para los buceadores.