Una iglesia flotante

Ildefonso Palomares (material gráfico A.N. Diego Quevedo)

•De todos es sabido la tremenda variedad de buques que a lo largo de la historia, Surcan o han surcado los mares del planeta y que han sido dedicados a los más diversos usos, pero dentro de este conjunto de barcos, quisiera destacar uno muy especial y particular, como lo fue el “ CRISTO REY” una iglesia flotante de 33mt.de eslora, que se dedicó durante los años que estuvo en servicio a llevar la misa dominical a los minúsculos núcleos de población que se encontraban diseminados por la infinidad de islotes dispersos por el delta del Río Paraná.

Entró en servicio como iglesia flotante en Agosto de 1936, y ejerció su labor pastoral hasta 1952 en que sería desguazado. Vayan estas líneas como recuerdo de los viejos habitantes ribereños del Delta del Paraná, algunos de los cuales llegaron a dar a bordo el “ Si quiero”el día de su enlace matrimonial recibiendo así mismo, muchos otros sacramentos. El Padre Isola, misionero Argentino llevó a cabo la misión del Delta en 1924, consistía en extender en las islas del mismo la fe, acompañado por otros padres, recorriendolo embarcado desde San Nicolás de los Arroyos hasta el Río de la Plata, visitando los ríos que entonces eran verdaderos desiertos de agua, donde las randeriasestaban muy separadas las islas anegadizas y donde las aguas subían a veces hasta 10 y 12 mts, e imposibilitaban instalar una capilla, lo que movió al padre Isol aa llevar a cabo su proyecto de iglesia flotante.

Así fue como el administrador de la Cia. De Navegación Nicolás Mihanovich, obsequió al padre Isola con el casco de un vapor. El Presidente Justo, a pedido del padre, dio orden que se construyera con ese casco la capilla flotante “ CRISTO REY”en el Astillero de obras públicas de la Nación. El 22 de agosto de 1936 en la Dársena Ser, el nuncio apostólico Monseñor Cortesi la bendijo y asistieron el presidente de la nación Agustín P. Justo y su esposa como padrinos. Por falta de motores estaba anclada en el Puerto de Buenos Aires y era llevada y traída de vuelta por remolcadores, que le dejaban algunos meses en cada punto. En el año 1952 se hizo un estudio para instalarle dos motores de 80 cv.que serían donados por la Armada Argentina, pero se consideró que el costo de este trabajo sería demasiado alto, lo que sumaba a los costos de mantenimiento de la nave, su tripulación,etc, final y lamentablemente fue desarmada.

 El bello campanario está situado en el destacamento de Prefectura o de la Policía en la confluencia del río Carapachay y el Paraná de las Palmas. Es singular el aspecto de esa iglesia flotante con su característico campanario, aún sobreviviente que parece como si fuera el de una iglesia Suiza. La iglesia del “CRISTO Rey” contaba con una capilla para 150 feligreses, además de la sacristía, el despacho parroquial, comedor, cocina,tres camarotes y cuarto de baño para los sacerdotes, dos camarotes y servicio para la tripulación. Al frente del techo, de tejuela roja de la capilla, y por detrás de la popa del barco se erguia imponente un campanario de formas góticas hermosamente trabajadas. El interior tenía diez ventanas ojivales que loiluminaban cinco en cada banda con motivos bíblicos y religiosos. Detrás del altar había un gran cuadro que representaba a Ntro. Señor bendiciendo a la nave iglesia. Este cuadro y toda la decoración pictórica había sido realizada por el pintor Augusto Juan Fusilier, cuyas obras pueblan muchos templos argentinos.

Curiosa historia de un buque iglesia flotante, campanario incluido, en el que algunos llegaron a plantearse que este no debía ayudar mucho a la estabilidad del barco, cuando esta estaba siempre asegurada porque desde el principio ya se hizo previamente el cálculo,…. Luego,… quién lo duda, si siempre estaba protegido por “Los cielos y sus ángeles guardianes”.