LOS CINCO LATINOS:

UNOS BARCOS

QUE HICIERON ESCUELA

Juan José Gomila Madrid

Alférez de Navío

Las décadas cuarenta y cincuenta denominadas de la posguerra fueron muy difíciles para toda la nación y también para nuestra Armada. Las unidades con que contaba España estaban muy baqueteadas, dañadas y totalmente obsoletas. Al finalizar la Guerra Civil la base de la Flota eran los cruceros Canarias el más moderno, el Galicia, Miguel de Cervantes y Almirante Cervera los tres de la clase Cervera, el Méndez Núñez y el Navarra, los destructores tipo Churruca: Churruca, Sánchez Barcaiztegui, José Luis Diez, Lepanto, Alcalá Galiano, Jorge Juan, Almirante Valdés, Almirante Antequera, Almirante Miranda, Gravina, Escaño, Ulloa, Jorge Juan y Ciscar, los destructores tipo Alsedo: Alsedo, Lazaga y Velasco, los minadores Júpiter, Vulcano, Marte y Neptuno y los entregados el en 1942 y 1943 Eolo y Tritón.

Durante los años cuarenta y cincuenta la Armada construye una serie de buques, pero sin que correspondan a un verdadero plan de construcciones navales, Los destructores Oquendo, los torpederos tipo Audaz, las corbetas tipo Descubierta, los cañoneros tipo Pizarro y los dragaminas, son los restos de lo que quedó en la práctica de los fantasiosos planes de 1939 y 1942, después de muchos dimes y diretes, cambios de planes, marchas atrás y problemas varios fueros saliendo las unidades.

 Unidades construidas: 

Se construyeron:

- los dragaminas Bidasoa, Nervión, Lerez, Tambre, Segura, Ter, Guadalete, Guadiaro, Tinto, Eume, Almanzora, Navia, Guadalhorce y Eo, los cañoneros Pizarro, Hernán Cortes, Vasco Núñez de Balboa, Martín Alonso Pinzón, Magallanes, Vicente Yánez Pinzón, Sarmiento de Gamboa y Legazpi,

- los destructores Alava y Liniers continuación de la serie Churruca en quilla desde 1936 y entregados a la Armada en 1951 siendo modernizados con una profunda reconstrucción terminada en 1962 perdiendo el concepto clásico de destructores, clasificándolos como fragatas rápidas antisubmarinas,

- los torpederos tipo Audaz conocidos como los biscuters, ordenados por el programa Naval de 1942 inspirados en el proyecto francés de la clase Le Fier del año 1939, sus nombres: Audaz, Osado, Meteoro, Furor, Rayo, Ariete, Temerario, Intrépido y Relámpago. Fueron modernizados en virtud a los acuerdos suscritos con los Estados Unidos el 26 de Septiembre de 1953 empezando a operar modernizados a finales de 1959 y 1960, fueron unos barcos muy incómodos para el personal y poco marineros.

- Transporte Almirante Lobo entregado en 1953, - petrolero Teide entregado en 1956 haciendo compañía al Plutón entregado en los años treinta.

- En 1949 comienza la construcción de seis corbetas denominadas Descubierta, Atrevida, Princesa, Diana, Nautilus, y Villa de Bilbao, la F-51 Descubierta entregada en 1954 fue la única que entró en servicio con el proyecto original, no se modernizo por la mala calidad de los materiales empleados. Las demás fueron modernizadas en virtud de los acuerdos con los Estados Unidos, siendo entregadas a la Armada modernizadas a finales de 1959 y 1960. - En 1955 la Armada recibe de la marina francesa el calarredes Cíclope.

Hasta aquí he tratado de relatar las unidades que tenía nuestra Armada hasta el final de los años cincuenta, siendo la tónica general la de buques que por el aislamiento que estaba pasando nuestra nación, ya nacían anticuados y aunque por la situación política que estaba pasando España, el contacto que nuestras unidades tenían con otras marinas era prácticamente inexistente, pero la triste realidad es que estábamos totalmente desfasados con respecto a otras naciones de nuestras características. La realidad era que casi a finales de los cincuenta en nuestra Armada apenas se conocía la palabra radar y mucho menos sonar.

Proyectos: 

El día 23 de Mayo de 1956, el Jefe del Estado Mayor de la Armada presenta al Ministro de Marina Almirante Moreno, un proyecto de programa Naval partiendo del supuesto de que todos los buques en construcción se acabarían como muy tarde en 1958. El citado proyecto consistía EN:

- 4 fragatas antisubmarinas basadas en el tipo Whitby de la Royal Navy.

- 4 fragatas antisubmarinas basadas en el tipo Capono de la Marina Italiana.

- 4 corbetas basadas en el tipo Albatros de la Marina Italiana.

Este proyecto enfocaba como se aprecia en todos los buques a construir a la función antisubmarina, el presupuesto calculado en precios de 1956 ascendía a 5000 millones de Pesetas.

Lepanto y Ferrándiz

Con la llegada al Ministerio de Marina del Almirante Abárzuza, cambia la orientación del plan de construcción casi totalmente. Sigue enfocado a las unidades antisubmarinas, pero el ministro adapta los modelos de los nuevos buques a tipos americanos con armamento y equipos de los Estados Unidos. Lepanto y Ferrándiz. De los tratados de cooperación y ayuda mutua firmados entre España y Estados Unidos en Septiembre de 1953, y tras las negociaciones correspondientes, fueron transferidos cinco unidades de segunda mano previamente reacondicionadas.

Pertenecían a la clase Fletcher, la llegada de estas cinco unidades supuso un cambio tan grande en nuestra Armada. que se puede hablar de un antes y un después de la llegada de los citados destructores, de los que Estados Unidos había construido 175 unidades, estaban considerados como el mejor destructor construido durante la Segunda Guerra Mundial. Los dos primeros en entregarse serian el Capps DD-550 nombre que ostentaba en memoria del oficial e ingeniero naval Washington Lee Capps de distinguida ejecutoria, botado el 31 de Mayo de 1942 en Chickasaw y entregado a la US Navy el 23 de Junio de 1943, siendo asignado a la flota del Atlántico. Participó en la Segunda Guerra Mundial, durante la que llevaría a cabo operaciones contra los países del Eje en ambas partes del mundo, oriente y occidente. Efectuó escoltas a convoyes, escoltas de acorazados y portaaviones, misiones contra el trafico mercante alemán, recibió ataques de la aviación alemana saliendo ileso, efectuó varios convoyes a Pearl Harbor, participó en las operaciones de desembarco en las islas Marianas,en operaciones de ataque a bases japonesas, efectuando múltiples operaciones de apoyo de fuego y bombardeo de costa en Iwo Jima disparo en tres semanas más de 2600 proyectiles de cinco pulgadas. Participó en la invasión de Okinawa estando navegando durante ochenta y dos días con la sola interrupción de un fondeo de seis horas, permaneció navegando en las aguas minadas del sur de Nansei Shoto protegiendo a la fuerza de portaaviones, rescatando aviadores propios derribados y combatiendo contra ataques camicazes. Regresó a los Estados Unidos en San Pedro California para iniciar un periodo de obras, pasando a la reserva en Long Beach el 15 de Enero de 1947.

Su nombre en nuestra Armada seria Lepanto en recuerdo del sangriento combate naval que cubrió de gloria a España el 7 de Octubre de 1571, cuando la Escuadra al mando de D. Juan de Austria derroto a la Armada turca. Sería el cuarto buque de nuestra Armada en llevar dicho nombre, el primer Lepanto fue un vapor de ruedas de 750 toneladas con dos cañones botado en el Arsenal de La Carraca en el año 1846, causando baja en 1884. El segundo Lepanto fue un crucero de 4826 toneladas de 93,57 metros de eslora y 15,43 metros de manga, construido en el Arsenal de Cartagena y botado el 3 de Noviembre de 1893, era un crucero del tipo Alfonso XIII, siendo una reproducción del infortunado Reina Regente perdido con toda su dotación en aguas del Estrecho en 1895. Las modificaciones introducidas en el proyecto original no bastaron para corregir los graves defectos de que adolecía el buque, fue dado de baja en 1907 en Cartagena. El tercer Lepanto fue uno de los destructores de la clase Churruca de 1800 toneladas, 101,98 metros de eslora y 9,63 metros de manga, fue en su época como todos los de su serie un barco excelente y muy rápido entró en servicio en el año 1930, en la Guerra Civil luchó en el lado republicano siendo muy activo durante toda la contienda, participó en los combates navales de cabo Cherchel y cabo de Palos donde fue hundido el crucero Baleares. El 27 de Junio de 1946 participando en unas maniobras en aguas de Baleares tuvo un desgraciado accidente con el submarino C-4, cuando el Lepanto a una velocidad de 14 nudos vio como por su amura de babor el submarino soplaba lastres y emergía sin tener tiempo de reaccionar, la colisión fue tremenda y fatal para el submarino que se fue a pique con 44 hombres, continuó en servicio hasta el año 1957 que fue dado de baja.

El otro buque que se entregaría a España junto con el Lepanto seria el David W. Taylor DD-551, le pusieron este nombre en recuerdo de un destacado oficial e ingeniero naval de gran influencia sobre los diseños de buques de guerra. Botado en Chickarsaw el 4 de Julio de 1942 entrando en servicio el 18 de Septiembre de 1943. Sus primeras misiones fueron en Pearl Harbor, posteriormente estuvo integrado en las fuerzas de protección de los portaaviones y petroleros que apoyaron las operaciones de las islas Marianas. El 4 de Julio en conjunto con otro buque hundieron un submarino japonés, se integró a la III Flota con misiones de protección al grupo de apoyo logístico de la fuerza de portaaviones que participó en la ocupación de las islas Palaos. El 5 de Enero mientras participaba en un apoyo de fuego sobre Chichi Jima la explosión de una mina causó graves daños al buque, matando a cuatro hombres de la dotación, gracias a su eficaz servicio de seguridad interior el buque logró llegar a Saipan, después de una reparación provisional llegó a California donde inició unas obras de gran carena. El 15 de Mayo de 1945 una vez listo salió de San Diego hacia Okinawa a donde llegó el 30 de Junio, integrado en una fuerza operativa actuó primordialmente en aguas de las islas Emidj, efectuando varias misiones de guerra. Finalizada la guerra pasó a la reserva en San Diego el 17 de Agosto de 1946. Por su actuación en la Segunda Guerra Mundial recibió ocho estrellas de combate.

Su nuevo nombre en la Armada española seria Almirante Ferrándiz en recuerdo D. José Ferrándiz Niño, nacido en Sevilla en 1847, fue profesor de la escuela naval flotante, tomó parte en la ultima fase de la campaña de Cuba. Capitán de navío en 1903, fue Ministro de Marina ese mismo año en el primer Gobierno presidido por D. Antonio Maura, ocupo esta cartera por segunda vez entre 1907 y 1909, siendo el autor de la ley de reformas navales en 1907 que comprendía un programa de modernización de los arsenales de El Ferrol y Cartagena, la creación de la Constructora Naval y la construcción de los tres acorazados España, tres destructores, 24 torpederos y cuatro cañoneros, restaurándose así nuestro poder naval después del desastre de 1898. Desde 1909 fue senador vitalicio, murió en Madrid en el año 1918. Fue el segundo buque de nuestra Armada con dicho nombre, el primero fue otro destructor de la clase Churruca con una vida corta, entregado a la Armada en 1929 fue hundido en el bloqueo del Estrecho por el crucero Canarias el día 29 de Septiembre de 1936.

Las dotaciones para el Lepanto y Ferrandiz se concentraron en el cuartel de instrucción de Cádiz, embarcando en los minadores Vulcano y Marte que los llevaron a los Estados Unidos, llegando a las costas del Pacifico en la primavera de 1957, la ilusión con la que afrontaron esta nueva misión era muy grande, suponía un viaje realmente a lo desconocido, en aquellos años el cambio era abismal nuestros hombres se quedaron literalmente embobados al llegar a los Estados Unidos y ver el nivel de vida tan diferente al que había por entonces en España, pero como veremos mas adelante no todo iba a ser todo coser y cantar, había que adiestrarse para coger los buques con un buen nivel en todos los servicios, lo cual iba a resultar muy duro. Las dotaciones estaban ansiosas por conocer estos buques que significaban un grandísimo avance técnico para nuestra Marina y demostrar su capacidad profesional de adaptación al material moderno y de asimilación de procedimientos, tácticas y doctrinas nuevas que nos llevasen a alcanzar una eficacia actual a la altura de las demás Marinas.

Al llegar las dotaciones a América se las tuvo acuarteladas en la base naval de San Diego, efectuando un mes de preinstrucción en el Centro de Adiestramiento de la Flota, con objeto de familiarizar al personal con su futuro destino a bordo, despertándole la conciencia de su misión a bordo y el espíritu de equipo como miembro de una dotación. Se les enseño los conocimientos de seguridad interior, procedimientos de defensa atómica, química, bacteriológica, abandono de buque, instrucción marinera, primeros auxilios, dotación de presa, supervivencia en la mar y un largo etc. Al terminar el periodo de preinstrucción se trasladaron las dotaciones a San Francisco California, donde se encontraban los dos buques, siendo izada la bandera española el día 15 de Mayo de 1957, en el Astillero de Treasure Eastland, fue entonces cuando tomaron los nombres de Lepanto D-42 y Almirante Ferrandiz D-41, el primer comandante del Lepanto fue el capitán de fragata D. José Luis Rodríguez y Rodríguez Torres y el del Almirante Ferrándiz el también capitán de fragata D. Juan Carlos Muñoz Delgado. En el puerto estuvieron presentes los buques españoles Vulcano, Marte y Juan Sebastián de Elcano. A partir de este momento empezó otra etapa esta vez a bordo con otro mes de duración, esta segunda etapa fue muy dura e intensa.

Tuvieron que recibir todo el material de cargos y respetos y alistar los buques para presentarse al grupo de Adiestramiento de la Flota en San Diego en condiciones de sacar un máximo rendimiento del adiestramiento que iban a realizar, todos los servicios tuvieron que ponerse al día con el manejo de equipos, precauciones de seguridad, ajustes, calibraciones, historiales de material, libros de control de averías, alineación de artillería, fallos de gobierno ejercicios de todo tipo, en definitiva todo lo que años mas tarde conocimos en nuestra recordada OVAF ahora CEVACO. Con los adiestramientos primero en puerto y luego en la mar con aprovisionamiento con otros buques, remolque, petróleo en la mar, ataques aéreos, ataques submarinos zafarranchos de combate, tiro de superficie, tiro antiaéreo, en el primer ejercicio contra drones el Lepanto lograba el primer derribo nada mas comenzar el ejercicio al recibir el BRAVO ZULÚ el buque portador de drones le comunicó que era el primer buque que había logrado un derribo en su primer ejercicio. La parte final del adiestramiento eran los famosos problemas de combate que simulan un combate real con toda clase de ataques, impactos, bajas y múltiples averías, de la respuesta de toda la dotación se declaraba el buque hundido o a flote. Con este adiestramiento se logró conseguir preparar los buques como armas que funcionen en su organización y servicios, logrando que cada hombre de la dotación supiese su cometido, se consiguió un magnifico material con un magnifico personal que a la llegada a España fue el orgullo de la Marina.

Una vez finalizado el adiestramiento los dos buques fueron invitados por la Alcaldesa de Monterrey fondeando en la bahía del 5 al 7 de Julio, llegando el 8 a San Diego donde terminaron de municionar y reparar algunas pequeñas averías, solucionadas estas entraron en Balboa el día 1 de Agosto, pasando el Canal de Panamá el día 2 para se dirigirse a Norfolk donde entraron el día 7 de Agosto donde les esperaba el Ministro de Marina Almirante Abárzuza y el embajador de España en los Estados Unidos Sr. Areilza, con el Almirante Abárzuza a bordo del Lepanto salieron rumbo a España, durante la navegación el Ministro tuvo ocasión de apreciar con todo detalle e inspeccionar a fondo estas unidades, fue conociendo los distintos servicios, ordenando se efectuaran toda clase de ejercicios, comprobando la instrucción del personal y la eficacia de la organización. El Ministro consideró conveniente se celebrase un ciclo de conferencias que inició el comandante del Lepanto y continuaron los respectivos jefes de servicio. El día 14 de Agosto a las nueve de la mañana entraron en Punta Delgada, la navegación de Norfolk a las Azores se desarrolló normalmente con buen tiempo, a las ocho de la tarde del día 15 se hicieron a la mar rumbo a Pasajes. El día 19 de Agosto a las diez de la mañana se avistó el Azor en un punto situado a 8 millas al norte de Guetaria que enarbolaba el estandarte de S. E. el Jefe del Estado, los buques efectuaron el saludo reglamentario a la voz y al cañón a velocidad de 14 nudos, aumentando la velocidad para dar una nueva pasada al Azor a 34 nudos, a continuación se puso rumbo a Pasajes donde se llegó a las doce de la mañana, en el muelle esperaban a los dos destructores los Ministros Subsecretario de la Presidencia y de Asuntos Exteriores, embajador de Estados Unidos en España, Capitán General del Departamento Marítimo de El Ferrol y las autoridades civiles y militares. La fragata Hernán Cortes que se encontraba en el puerto rindió los honores a la llegada de los buques con el Ministro, terminados los actos el Ministro se despidió de las dotaciones con las que había convivido casi dos semanas imponiendo condecoraciones al personal de las dotaciones a quien les habían sido concedidas. El día 25 entraron en El Ferrol donde permanecieron hasta el 30, saliendo con rumbo a Cádiz donde entraron el día 1 de Septiembre permaneciendo en la ciudad gaditana hasta el día 6 que salieron rumbo a su base en Cartagena.

La llegada de los nuevos destructores a Cartagena el día 7 donde los buques fueron recibidos por la autoridades de la ciudad departamental y lo que es más importante por lasfamilias de los miembros de sus dotaciones siendo muy emocionante, con la llegada de los buques a su nueva base empezó realmente la vida operativa de las dos nuevas unidades de nuestra Armada, uno de los cometidos más importantes era el de apoyar al recién creado Centro de Adiestramiento a Flote, sobre todo en la instrucción y adiestramiento de sonaristas y radaristas.

Realmente eran al principio los únicos barcos en los que se podían practicar las técnicas y procedimientos de detección, identificación, clasificación, ataque y seguimiento de submarinos y todos los sonaristas y radaristas de los buques en fase de modernización tenían que hacerse en ellos. Otro cometido importantísimo en este tiempo fue el de servir de buques instructores para las dotaciones de los tres destructores que aun faltaban por venir, entre unas cosas y otras pasaban muchos días en la mar, basta decir que el Lepanto entre el 15 de Mayo de 1957 y el 18 de Julio de 1959 contabilizo 232 días de mar.

El Lepanto al poco de recibirse de Estados Unidos

Almirante Valdés 

Así continuaron los dos buques hasta el año 1959 en que se alistó otra dotación para trasladarse a los Estados Unidos para recibir la tercera unidad. Almirante Valdés. El nuevo buque era el DD-509 Converse en memoria de un distinguido oficial americano pionero en la aplicación de electricidad en los buques de guerra y en la adopción de pólvora sin humo, tomó parte en 1898 en la Guerra de Cuba contra España. Botado en Bath Maine el 30 de Agosto de 1942 y entregado a la Marina americana tres meses después el 20 de Noviembre. Sus primeras misiones fueron de protección de convoyes de tropas y logísticos con destino a Nueva Georgia y la protección de buques y tráfico entre Espíritu Santo y Guadalcanal. El 16 de Septiembre formó parte de la 23 Escuadrilla de destructores con la que consiguió una citación presidencial por las operaciones llevadas a cabo en las islas Salomón. En 1943 participa en los bombardeos de los aeródromos de Buka y Bonis, la noche siguiente a dichos bombardeos su fuerza avistó un grupo de cruceros y destructores japoneses, como resultado del encuentro fueron hundidos un crucero y un destructor japonés, recibiendo duros ataques por parte de la aviación nipona. En la noche del 16 de Noviembre de 1943 sorprendieron en superficie a un submarino japonés al que atacaron obteniendo varios impactos de artillería. El 3 de Diciembre del mismo año sufrió el ataque de seis oleadas de bombarderos japoneses, un impacto le produjo graves averías dejando fuera de servicio el radar y la alimentación eléctrica de proa, pudieron realizarse reparaciones de emergencia para continuar el combate, el Converse se traslado posteriormente a Sydney, Australia para reparar. Al estar de nuevo operativo participó en ataques contra el trafico japonés en aguas de las Salomón, bombardeo sobre las islas Palau, atacó las bases japonesas de Bonin, participó en la de Filipinas el 19 de Junio de 1944, esta batalla de dos días de duración supuso para la Armada Imperial japonesa la perdida de tres portaaviones y numerosos aviones. El 21 de Diciembre de 1944 sufrió un ataque de camicaces que le ocasionaron diversos daños, recogió en este día 266 supervivientes de la LST-749. Al terminar la guerra recibió una citación presidencial. Pasó a la reserva después de efectuar obras de gran carena en Charleston el 23 de Abril de 1946.

El nombre elegido en esta ocasión para comenzar su andadura española fue Almirante Valdés en homenaje al marino español de una vida realmente interesante: D. Cayetano Valdés y Flores nació en Sevilla el 28 de Septiembre de 1767, antes de cumplir catorce años sentó plaza de Guardiamarina en el Departamento de Cádiz, previo examen de los estudios elementales embarcó en el navío San Justo, nueve acciones de guerra es el prologo de su carrera militar, su vida activa y azarosa no le impidió encontrar tiempo para dedicar a estudios relacionados con su carrera en los tiempos en que su clara inteligencia le hace destacar y su fama de arrojado militar corre pareja con reputación de hábil y entendido militar. En la Batalla de Trafalgar fue herido de gravedad cuando mandaba el navío Neptuno. Forma parte de la expedición de Malaspina alrededor del mundo que efectuaron las corbetas Descubierta y Atrevida. Fue capitán de navío antes de los veintisiete años, mandando el Pelayo destacó notablemente en el combate de San Vicente en 1797, con la llegada de la Guerra de la Independencia, puesto que por su naturaleza no ofrecía frecuentes ocasiones de emplear las fuerzas navales y deseando Valdés tomar parte activa en tan notable cruzada solicitó destino en el Ejercito, obteniendo el mando de una división del cuerpo de ejército del general Blake al frente del cual se encontró en diversas acciones, en la batalla de Espinosa recibió un balazo en el pecho. En 1809 ascendió a teniente general, al promulgarse la Constitución de 1812, por sus tendencias liberales fue nombrado Capitán General y jefe político de Cádiz. Logró acierto en este cometido ganándose el afecto y la confianza de los habitantes de la ciudad, entronizado nuevamente el poder absoluto sus elementos vieron en Valdés un enemigo público y dando al olvido sus meritorios servicios decretaron su prisión en el castillo de Alicante en 1814. Los acontecimientos de 1820 le devolvieron la libertad haciéndose nuevamente del Gobierno de Cádiz destino que abandonó poco después al ser nombrado Ministro de la Guerra. Elegido Diputado a Cortes, la libertad bien entendida le halló siempre entre sus defensores; tolerante y leal votaba lo que su conciencia le decía que era lo mejor. Invadido el territorio nacional por el ejército del Duque de Angulema, las Cortes creyeron preciso el traslado del Gobierno a Sevilla. Emprendida la marcha del ejército francés sobre Andalucía decretaron nuevamente el traslado del Gobierno a Cádiz; más habiéndose negado Fernando VII a seguir al Gobierno, nombraron una Regencia a los efectos de este traslado. Presidente de esta Regencia fue D. Cayetano Valdés. Llegó Angulema a Cádiz y le puso sitio. Siendo Valdés el encargado del mando de mar y tierra, y jefe político- militar de la plaza. A la caída de Cádiz, la intransigencia política que no le perdonó sus ideas laborales, le hace de nuevo blanco de sus represalias, ordena su prisión y es condenado a muerte. El General francés Brumond, que mandaba la guarnición de Cádiz le advierte del peligro y le aconseja que se marche al extranjero, poniendo a su disposición los medios para efectuarlo a lo que D. Cayetano se negó a lo que podría interpretarse como un acto de cobardía y delito. Convencido el General francés de que sería en vano toda insistencia, se valió de un plan para salvarlo. Le mandó arrestado a uno de los barcos de la escuadra francesa, dando orden a su comandante de dirigirse a Gibraltar, comenzando el día de su llegada a aquella plaza un prolongado destierro que solo tuvo término transcurridos diez años. Trasladado a Inglaterra, recibió inequívocas pruebas de consideración y respeto y los marinos ingleses haciendo honor a la gran tradición caballeresca, hicieron lo posible por aliviarle de sus tristezas en el largo exilio. Finalmente Valdés vio realizados sus ardientes deseos de pisar de nuevo España y aunque r hacerle olvidar vejaciones, injusticias e ingratitudes, estas habían hecho su obra destructora en el espíritu de marino, arruinando su vida que terminó en Cádiz el día 6 de Febrero de 1835 siendo prior del Reino, Capitán General del Departamento de Cádiz, Capitán General de la Armada, Gran Cruz de San Hermenegildo y de Justicia en la orden de San Juan.

Esta nueva unidad sería la segunda en llevar el nombre de tan ilustre marino, la primera seria un destructor de la clase Churruca que causo alta en 1933 manteniendo una vida operativa hasta 1957 que causó baja en la Armada. La ceremonia de entrega del Almirante Valdés se efectuó en aguas de Filadelfia el día1 de Julio de 1959 por el comandante del IV distrito Naval contralmirante Lyman al capitán de fragata D. Francisco Javier Elizalde Lainez comandante del nuevo destructor, en presencia de los Embajadores de España en Estados Unidos Sr. Areilza y de Estados Unidos en España Sr. Lyman y agregado Naval español, bendijo la nueva unidad el obispo auxiliar de Filadelfia. Después de izarse la bandera española la dotación embarcó en el buque, el embajador español pronunció unas palabras de agradecimiento a los Estados Unidos por la transferencia del Almirante Valdés expresando su satisfacción al participar de nuevo en la entrega de otro buque a la Escuadra española modernizada. Subrayando que uno de los antepasados del Almirante fundo en Alaska una población que lleva todavía el nombre de Valdés.

Terminado de pertrechar el buque emprendió el viaje a España, donde efectuaría la fase de adiestramiento en la recién creada OVAF en su base de Cartagena, integrándose a la 21ª Escuadrilla de destructores.

Almirante Valdés saliendo de Cartagena

Alcalá Galiano

La cuarta unidad que recibimos del país americano fue el destructor DD-799 Jarvis, en memoria del pequeño cadete naval muerto heroicamente con tan solo 13 años en el combate entre las fragatas Constellation y la Vengecane francesa el año 1800. Botado en Seatle el 14 de Febrero de 1944, entrando en servicio el 3 de Junio del mismo año, sus primeras misiones fueron en la fuerza naval del Pacifico norte, posteriormente efectuó numerosas patrullas en el mar de Japón y apoyos a las operaciones de desembarco y destrucción de las instalaciones terrestres de Honshu y Hokaido. Pasa a la reserva en Charleston el 29 de Junio de 1946. Con la llegada de la Guerra de Corea el Jarvis entro de nuevo al servicio activo el 8 de Febrero de 1951. En Corea realizó misiones de patrulla y bloqueo en la VII Flota permaneciendo en la misma hasta que fue asignado para efectuar misiones en Japón En 1954 pasó al Mediterráneo para integrarse en la VI flota, pasando en 1955 a la VII Flota en el lejano oriente. En el año 1958 apoyó a las fuerzas de la China nacionalista durante el intento de invasión comunista de las islas de Quemoy y Matsú. El Jarvis ganó una estrella de combate.

Pasó a la reserva el 24 de Septiembre de 1960 en Filadelfia integrándose en la Flota de reserva del Atlántico.

Su nombre en nuestra Armada sería Alcalá Galiano en recuerdo de D. Dionisio Alcalá Galiano, nacido en Cabra Córdoba el 8 de Octubre de 1760. Ingresó en la Armada con once años, sentando plaza de Guardiamarina. Estudioso y aplicado, amante de las ciencias, se distinguió pronto como cartógrafo. Embarcó en la fragata Júpiter, Pasando después a Montevideo, de regreso a España embarcó en la fragata Luisa a las órdenes de D. Vicente Tofiño, participando en el levantamiento hidrográfico de las costas españolas, pasando posteriormente a las órdenes del capitán de navío D. Antonio de Córdoba a formar parte de la expedición al Estrecho de Magallanes. Nuevamente en 1789 se mete de lleno en una expedición científica esta vez al mando de D. Alejandro Malaspina en las corbetas Descubierta y Atrevida, al regresar a España es destinado al Departamento de Cádiz donde fue designado para mandar el navío Vencedor. Se considera a Galiano el inventor del procedimiento de hallar la latitud por observación de altura polar, de un astro a cualquier distancia del meridiano. En 1798 siendo Galiano comandante del navío San Fulgencio hizo un viaje a América en busca de caudales para la Hacienda española con un notable éxito. A su regreso a Cádiz le fue conferido el mando del navío Bahamas de 74 cañones, en este buque se batió heroicamente en la batalla de Trafalgar, recibió una contusión en la pierna a consecuencia de un balazo, después un astillazo en la cara que le hizo perder mucha sangre, negándose a dejar su puesto, por ultimo un proyectil de cañón de mediano calibre le destrozó la cabeza quitándole la vida, recibió sepultura en la mar y su recuerdo es perpetuado en el Panteón de Marinos Ilustres con una lápida que dice:A la memoria del Brigadier de la Armada D. Dionisio Alcalá Galiano muerto gloriosamente sobre el navío de su mando el Bahama en el combate de Trafalgar el 21 de Octubre de 1805.

El nuevo Alcalá Galiano era el cuarto buque en llevar dicho nombre en su popa, el primero fue un bergantín construido en el Arsenal de La Carraca en 1850 armado de 16 cañones, pasó destinado al apostadero de las Antillas al que perteneció hasta el final de la vida del barco. El segundo barco en llevar dicho nombre no llegó a formar parte de la flota española al ser vendido a la República Argentina antes de ser entregado a España con su gemelo el Churruca en 1927, ambos se construyeron en la Sociedad Española de Construcción Naval en Cartagena, era un destructor de la clase Churruca, la Armada Argentina les Puso los nombres de Cervantes y Juan de Garay. El tercer Alcalá Galiano fue otro destructor igual a los vendidos a Argentina, botado él 20 de Diciembre de 1929 y entregado a la Marina el 23 de Septiembre de 1931, Permaneciendo en servicio hasta el 18 de Julio de 1957 que fue dado de baja.

La entrega del Jarvis tuvo lugar en Filadelfia el 3 de Noviembre de 1960 efectuando la entrega el Contralmirante Liman Jefe de IV Departamento Naval de los Estados Unidos, al nuevo comandante del buque capitán de fragata D. Jacinto Ayuso Serrano, por parte española se encontraba él Embajador de España en Estados Unidos D. Mariano Iturralde que pronunció un discurso donde dijo que aunque la historia entre los dos países es muy diferente, tenemos los mismos fundamentos morales, destacando los acuerdos firmados en 1953. A lo largo de la ceremonia fueron interpretados los Himnos de Estados Unidos y de España quedando izada la bandera española y tomando posesión del buque la nueva dotación. Después de finalizar su alistamiento en Estados Unidos emprendió viaje a España llegando a Cartagena el 2 de Enero de 1961.

DD-799 Jarvis futuro Alcalá Galiano

Jorge Juan

El ultimo destructor para la Armada española fue DD-678 Mc Gowan, en memoria del Contralmirante Mc Gowan se distinguió por la preparación y ejecución de los planes de mantenimiento de la Flota americana durante la Primera Guerra Mundial, botado el 14 de Noviembre de 1943, entra en servicio el 20 de Diciembre del mismo año. Su primera misión fue en la campaña de las Marianas. En 1944 sale para Saipan participando en el tiro contra costa para apoyar la invasión, alcanzando en esta operación depósitos de combustible y emplazamientos artilleros, su siguiente asignación fue la protección de los transportes de tropas con destino a Guam. Posteriormente participó en operaciones de bombardeo y apoyo de fuego en las islas Marianas y Tiñan. Tomo parte en el ataque al torpedo realizado por la 54 Escuadrilla de destructores contra los acorazados japoneses que cruzaban el estrecho de Surigao. En 1945 se une al grupo de portaaviones rápidos TG-58 con el que atacó Honsho, apoyando la campaña de Iwo-Jima y dirigiéndose al norte para llevar nuevos ataques sobre las islas de Japón. Después de la rendición de Japón fue asignado a la IX Flota dirigiéndose a Japón para tomar parte en la ocupación, fue asignado a la Base Naval de Ominato. El 30 de Abril de 1946 fue puesto fuera de servicio pasando al grupo de San Diego de la Flota de reserva del Pacifico. El Mc Gowan volvió nuevamente a la actividad como consecuencia de las hostilidades en Corea el 6 de Julio de 1951, incorporándose a la Flota del Atlántico, en 1952 recibió orden de patrullar la costa este de Corea realizando varias misiones de apoyo de fuego a favor de las tropas de Naciones Unidas, así como algunos bombardeos contra Wonsan. Fue condecorado con nueve estrellas de combate por su actuación en la Segunda Guerra Mundial y con otras dos en la Guerra de Corea. En Abril de 1953 regresa a los Estados Unidos teniendo como base Norfolk y siendo asignado a la zona costera del Atlántico alternando esta vigilancia con destacamentos anuales al Mediterráneo, en 1956 se vio envuelto en los acontecimientos ocurridos en el Mediterráneo oriental tomando parte en las operaciones disuasorias para salvaguardar la paz en la región. Posteriormente efectuó patrullas por el mar Rojo y golfo de Pérsico. El 1 de Diciembre en Barcelona era dado de baja en la lista de buques de los Estados Unidos y cedido a España.

Su nombre en nuestra Armada seria Jorge Juan, en recuerdo de D. Jorge Juan y Santacilia, nacido en Novelda (Alicante), en 1713 ingresó en la Armada como guardiamarina en Cádiz. Participó en la escuadra que llevo a Nápoles al infante Carlos que acudía allí a ocupar el trono de dicho reino, y que más tarde sería coronado como Carlos III de España. Entre 1745 y 1755 participó con Antonio de Ulloa en la medición de un grado de latitud en Quito. De regreso a España su talento fue reconocido y se ganó el respeto de los medios científicos europeos. En 1748, siendo capitán de navío, fue enviado a Inglaterra en misión reservada para estudiar los métodos de construcción naval. Proyecto y dirigió obras en los arsenales de El Ferrol y Cartagena renovando los astilleros. Su actividad tuvo tan buenos resultados que pocos años después ingleses devolvieron la visita para estudiar sus mejoras. En 1751 fue nombrado capitán de guardiamarinas y fundó el Observatorio Astronómico de Cádiz, uno de los más avanzados de su época. En 1767 fue nombrado embajador extraordinario en Marruecos país con el que firmó un tratado de paz. Murió en Madrid el 21 de Julio de 1773 víctima de un ataque de apoplejía. Sus restos se encuentran en el Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando (Cádiz). Entre sus obras e informes científicos merecen ser destacados las siguientes:- Disertación historia y geográfica sobre el meridiano de demarcación. - Relación histórica del viaje a la América meridional. - Observaciones astronómicas y físicas. - Noticias secretas de América, en colaboración con Antonio de Ulloa. - Compendio de navegación para el uso de los guardiamarinas. - Método de levantar y dirigir el mapa o plano general de España.

El nuevo Jorge Juan seria la cuarta unidad de la Armada en llevar su nombre la primera seria el vapor Jorge Juan construido en El Ferrol en 1851. El segundo Jorge Juan fue un crucero de 936 toneladas construido en 1876 en los astilleros franceses de La Seine. Que terminó sus días estando destinado en Cuba, primero como crucero de tercera clase y luego como pontón, concretamente en la bahía de Nipe donde en compañía de la lancha cañonera Baracoa el día 21 de Julio de 1898 avistaron una formación norteamericana compuesta por los cruceros Topeka y Anápolis y los cañoneros Uasp y Leyden que se internaban en puerto. Se inició un breve combate, pero dada la superioridad de los norteamericanos, las fuerzas españolas decidieron finalizar la lucha poniendo a salvo toda la tripulación del Jorge Juan cuyos disparos no consiguieron causar ningún daño en los barcos americanos, hundiendo el buque para evitar su captura, más tarde fue reflotado por los americanos y después se desguazó. La lancha Baracoa correría la misma suerte que el Jorge Juan, siendo también hundida por su propia dotación. El tercer Jorge Juan fue un destructor tipo Churruca, causando alta en plena Guerra Civil en la Flota Republicana, causando baja finalmente en la Armada en el año 1959.

El ultimo destructor tipo Fletcher fue el único que no se entregó en los Estados Unidos, la ciudad elegida para la ocasión fue Barcelona el día 1 de Diciembre de 1960, atracado en el muelle de la Paz frente a Colon a popa del mismo atracados en punta estaban el minador Júpiter y la fragata Sarmiento de Gamboa y a la proa del Mc Gowan y atracado también en punta estaba el Almirante Valdés, para asistir al acto de la transferencia habían llegado a Barcelona algunas unidades de la VI Flota. El acto fue presidido por el Ministro de Marina Almirante Abárzuza acompañado por el Capitán General de Cataluña, Capitán General del Departamento Marítimo de Cartagena, Embajador de Estados Unidos en España Sr. Lodge, Jefe de las fuerzas Aéreas de la Marina en la VI Flota y otras autoridades civiles y militares. El acto comenzó con el arriado de la bandera americana a los acordes del Himno de los Estados Unidos, a continuación el Embajador norteamericano pronunció un discurso en el que subrayó la importancia del acto que se estaba celebrando, resalto el heroico historial del Mc Gowan, con seis estrellas de combate y una heroica hoja de servicios en Corea. A continuación tomó la palabra el Almirante Abárzuza destacando también la importancia del acto destacando la estrecha cooperación entre los dos pueblos amigos. Tras el discurso del Ministro español la dotación del Mc Wowan desembarco haciéndolo en ultimo lugar su comandante capitán de fragata Webster, a continuación embarcó la dotación española haciéndolo en ultimo lugar el capitán de fragata D. Fernando Moreno de Alboran y Reyna primer comandante del Jorge Juan. A las doce y diez se izó en el buque por primera vez la bandera española con la dotación en posición de firmes en la toldilla y la banda de música interpretando el Himno Nacional. Seguidamente embarcó el contralmirante Jefe del Sector Naval de Cataluña el cual procedió a leer el Decreto por el que se confiere el mando del buque al capitán de fragata Moreno. De Barcelona el Jorge Juan emprendió viaje a Cartagena para empezar el adiestramiento en el Centro de Instrucción y Adiestramiento a Flote.

Como todos sus compañeros de Escuadrilla el Jorge Juan fue un destacadísimo buque en todas las maniobras y misiones que se le encomendaron, como anécdota diré que en su último viaje de Cartagena a El Ferrol en Septiembre de 1988, antes de llegar al Estrecho se avistó una balsa salvavidas, al acercarse el buque se vieron a dos náufragos ya exhaustos por el tiempo que llevaban perdidos, que juntos con un loro habían logrado ponerse a salvo cuando su barco chocó contra algún objeto en las tinieblas de la noche, produciéndole una vía de agua y su rápido hundimiento, al ser rescatados comentaron que ya tenían pocas esperanzas de salvarse, a la llegada a Ceuta se desembarcó a los agradecidos náufragos, al día siguiente la prensa local se hacía eco del salvamento del Jorge Juan, destacando que los dos supervivientes no olvidarían en su vida al destructor español, y que a partir de ese día el loro se llamaría Jorge Juan.

El Jorge Juan recién entregado en Barcelona aun con el nombre de Mc Gowan

Características 

Con ligeras diferencias entre ellos las características más sobresalientes eran:

- Desplazamiento 2115 toneladas.

- Eslora 114,8 metros. - Manga 12,08 metros.

- Propulsión dos grupos de turbinas de vapor uno proel y otro popel fabricados por Allis Chamers en los tres primeros y General Electric en Alcalá Galiano y Jorge Juan, con una potencia de 60. 000 CV, 4 calderas Babcok Wilcox, 2 hélices de tres palas.

- La velocidad máxima 36,5 nudos.

- Autonomía 6000 millas a 15 nudos y 1000 millas a 35 nudos. - Dotación de 273 a 290 hombres. -

Armamento:

- Lepanto y Almirante Ferrandiz. - 5 montajes de 5/38 c. - 3 montajes dobles de 40 m/m /60 c. - 6 montajes de ametralladoras de 20 m/m dobles en el Lepanto y sencillos en el Almirante Ferrándiz. - Dirección de Tiro MK-37 para los montajes de 5/38 c. - Radar de tiro MK-22 cambiado posteriormente por MK-25 para la dirección de Tiro MK-37.

- Almirante Valdés, Alcalá Galiano y Jorge Juan - 4 montajes de 5/38 c. - 3 montajes dobles de 3/50 c. - Dirección de Tiro MK-37 para los montajes de 5/38 c. - Dirección de Tiro MK-56 para los montajes de 5/38c. y para los de 3/50c. - 2 directores ópticos MK-63 para los montajes de 3/50c. - Radar de tiro MK-25 para la dirección de Tiro MK-37, el Almirante Valdés trajo de América el MK-22 cambiándoselo posteriormente por el MK-25.

- Radar de tiro MK-35 para la dirección de Tiro MK-56. - 2 radares de tiro AN/SPG-34 para los directores ópticos MK-63.

- Armas Submarinas- 2 canastas una por banda para el lanzamiento de torpedos antisubmarinos buscadores A. Valdés, A. Galiano y Jorge Juan los trajeron de América, Lepanto y Ferrándiz lo montaron posteriormente. - 2 montajes de erizos. - 6 morteros 3 por banda en Lepanto y Ferrándiz. - 4 morteros 2 por banda en A. Valdés, A. Galiano y Jorge Juan no los montaron. - 2 varaderos para cargas de profundidad en popa en Lepanto y Ferrándiz. - 1 varadero para cargas de profundidad en popa en A. Valdés, A. Galiano y Jorge Juan. - 1 montaje triple para lanzar torpedos de 533 m/m en A. Galiano y Jorge Juan. - 1 montaje quíntuple para lanzar torpedos de 533m/m en A. Valdés.

- Equipos de detección - Sonar QHB en los tres primeros SQS-4 en A. Galiano y Jorge Juan cambiado posteriormente por SQS-32 en todas las unidades. - Radar aéreo SC-2 en los tres primeros SPS-6C en A. Galiano y Jorge Juan, finalmente todos montaron el SPS-6C.

A comienzo de los setenta se unificó en lo posible los equipos electrónicos dotándose a Lepanto, Ferrándiz y Valdés de palos trípode, se instalaron equipos de contramedidas, identificación IFF y nuevos equipos de comunicaciones. 

21ª Escuadrilla:

La principal misión del Lepanto y el Férrandiz era la de servir de escuela a futuras dotaciones, esta servidumbre limitaba la disponibilidad de estos buques para otra actividad, hasta que a finales del año 1959, prevista la inmediata incorporación del Almirante Valdés, el Almirante Abárzuza verdadero motor de la modernización de la Armada, decidió agrupar orgánicamente a los destructores Lepanto, Almirante Ferrándiz a los que se incorporaría enseguida el Almirante Valdés, en una unidad colectiva de nueva creación denominada 21ª Escuadrilla de Destructores la fecha de inicio fue el 4 de Diciembre 1959.

El Almirante Abárzuza escogió para este importante puesto al capitán de navío D. Enrique Polaco, de quien la fama de su preparación y prestigio profesionales corría pareja con la de su carácter duro, sumamente exigente en el servicio. El capitán de navío Polanco, al poco de tomar el mando elaboro un programa de salidas a la mar que rompería la rutina de las singladuras dedicadas únicamente al adiestramiento de los sonaristas, las unidades de la escuadrilla con la incorporación del Almirante Valdés, empezaron rápidamente a conjuntarse. Las instrucciones de escuadrilla completaban y adiestraban las normas y procedimientos de la única publicación táctica de la NATO. Instrucciones para el cambio de puestos en las cortinas y en las formaciones, normas para ejercicios de punteo de C. I. C, normas para el empleo de comunicaciones, empleo de recalentadores en la mar, salida por canal dragada, reacción ante ataque nuclear, normas para el control de aviones, fraseología en ingles y todo lo necesario para obtener el nivel que obtuvo esta Escuadrilla. El primer plan de comunicaciones de la Armada salió de la 21ª Escuadrilla inspirado del plande frecuencias ingles del ejercicio Spanex-II.

La eficacia de los buques era tal, que en un ejercicio de tiro contra manga remolcada por aviones Junkers del Ejercito del Aire hubo de suspenderse el ejercicio porque en una mañana se derribaron siete mangas. Se navegaba de noche en oscurecimiento total, los ataques submarinos eran múltiples tanto diurnos como nocturnos. El nivel de preparación de la Escuadrilla a quien a finales del año sesenta se incorporaron el Alcalá Galiano y el Jorge Juan, se extendió rápidamente por las nuevas unidades que entraban en servicio: la escuadrilla de corbetas y de fragatas. Un sano espíritu de emulación se propagaba entre las unidades de nuestra Armada.

A partir del año 1961 adoptaron una nueva numeral el Lepanto D-21, el Almirante Ferrándiz D-22, el Almirante Valdés D-23, el Alcalá Galiano D-24 y el Jorge Juan D-25. Su primera ubicación fue en el Arsenal de Cartagena al costado primero del Miguel de Cervantes y después del también crucero Galicia en el muelle de maquinaria de Bazán, estando la plana de la Escuadrilla en el crucero. Los españoles tan dados a ponerle motes a todo, la llegada de los nuevos destructores no iba a ser una excepción, al principio al Lepanto y al Ferrándiz los llamaron el dúo dinámico, pero con lo que realmente se hicieron famosos cuando estuvieron en España los cinco fue con el de los cinco Latinos, comparándolos con un quinteto musical muy de moda en los años sesenta, fue tal el éxito del mote que hasta su desguace siempre que se hablaba y aun hoy se habla de aquellos magníficos barcos se dice los cinco Latinos.

Con su llegada, nuestra Armada empezó a efectuar maniobras con otros países, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Portugal, Italia, ya estábamos a su nivel, los resultados nos hacían que cada vez estuviésemos más orgullosos de aquellos barcos y de sus dotaciones que un día fuero la elite de nuestra Marina. En los años setenta se acondicionó el muelle de la Curra, construyendo el edificio de la plana mayor de la 21 Escuadrilla, trasladándose toda la Escuadrilla al citado muelle donde permaneció hasta su desmantelamiento.

Permanecieron año tras año con un gran nivel, hasta que como todo en la vida el tiempo no perdona y se fueron haciendo viejos, el avance de la tecnología nos volvía a jugar la mala pasada de quedarnos desfasados, la 21ª Escuadrilla ya no era tan operativa en las nuevas misiones, en otra palabra no volvíamos a ser competitivos con otras marinas, con la llegada de las nuevas corbetas tipo Descubierta a principio de los ochenta pasaron estas a formar parte de la 21ª Escuadrilla desplazando a los famosos Latinos que pasaron a ocupar otras misiones, el Almirante Ferrándiz pasó destinado a Canarias, el Alcalá Galiano a la Base Naval de Rota como buque de la Zona Marítima de Cádiz, el Lepanto pasó a El Ferrol también como buque de Zona, hasta el año 1985 que como consecuencia de su baja en la Armada fue relevado por el Jorge Juan, el Almirante Valdés se quedó como buque de la Zona Marítima de Cartagena, hasta que también a consecuencia de su baja en la Armada en el año 1986 fue relevado en su cometido por el Jorge Juan. La baja e desarme de todos los latinos fue en El Ferrol, el primero el Lepanto el 31 de Diciembre de 1985, el Almirante Valdés el 17 de Noviembre de 1986, el Almirante Ferrándiz el 17 de Noviembre de 1987, el Jorge Juan el 15 de Noviembre de 1988 y finalmente el Alcalá Galiano el 15 de Diciembre de 1988. 

La 21ª Escuadrilla en Cádiz en el año 1969

Conclusión:

Yo he tenido la suerte como la de tantos marinos españoles de haber estado embarcado en distintas fases de mi carrera militar en varios de los Latinos, teniendo mil y una anécdotas que contar, pero el objetivo de este artículo no es singularizar, si no que he tratado de contar documentándome lo mejor que he podido la gran historia de estos magníficos, barcos que un día fueron el orgullo de la Marina de los Estados Unidos y de la nuestra. A muchos de los compañeros de la vieja escuela les traerá muchos recuerdos el leer estas líneas, volviendo hacia atrás en el tiempo y ver un poco de lo que fue historia de nuestra Armada y a la vez historia nuestra. Espero que este articulo sirva para que los jóvenes de nuestra Marina conozcan la historia de unos barcos de los que un su día sacamos pecho, como ahora lo hacen ellos y también nosotros de las modernas y sofisticadas unidades de que disponemos en nuestra Armada.


(Ilustración: Ildefonso Palomares)