Visitas a buques

¡A la mar marineros!

Con día espléndido y un poquito de viento de levante salimos del puerto Bar Alonso donde cogimos fuerzas con nuestros compañeros a las 9.30. ¡Arriba y clara! Zarpamos con destino al buque turco Bayraktar. Un buque de apoyo de la flota turca donde nos recibió el comandante del buque, que con la tradicional y exquisita educación turca nos invitó a un té en el puente del buque.

Una de las cosas que más impresiono a los chicos más jóvenes del grupo fueron sus cámaras de alta definición: con el zoom vieron perfectamente la cara de la estatua de Colón. No olvidemos que puede doblar como buque logistico,de apoyo humanitario, y de mando.

Desde allí nos llevó al C.I.C.  Una joven miembro de nuestra asociación no pudo evitar la exclamación: ¡Si parece un cibercafé! Nos reímos todos juntos, pero cierta razón hay en la broma.

Visitamos también la enfermería, quirófano y habitación de Rayos x. y el pequeño hospital para 10 camas.

Después nos acompañó a la cubierta de vuelo, donde nos hicimos unas fotografías con el grupo y se le entrego nuestro detalle al Comandante.

Continuamos la visita en los paneles de visitas, donde nos explicó que las fotos las iban cambiando y las próximas serían las nuestras como visita ilustre. Que gran honor para nosotros, mi comandante.

En ese momento el presidente le hizo referencia al comandante que un compañero coleccionaba, metopas y pregunto el comandante cuantas tenía. El traductor le dijo que 120, y el Comandante gentilmente le regalo una diciendo que esa sería la 121. Que detallazo.

Por ultimo fuimos al comedor de oficiales.  Pregunto el comandante cuántos éramos, y cuál fue la sorpresa nos invitó a un café, y a comer a todos.

Su pregunta fué "¿Tienen ustedes tiempo?" ¡Mi comandante! !Que sabemos que tiene usted una recepción esta misma tarde! Declinamos con todo el dolor de nuestra alma la invitación por no abusar de la hospitalidad.

Lo que choco mucho a nuestros compañeros que los marineros del cuerpo de guardia su arma larga reglamentaria era un CETME. ¡el viejo chopo!

Era de ver a los miembros de nuestra asociación riendo con los centinelas turcos, mientras señalaban su arma y después se señalaban a si mismos. ¡Hermano, yo también he montado plantón con esto!

El señor comandante nos mostró sus cuadros e iconos de forma especialmente reflexiva. Nos impresionaron mucho sus palabras: En la guerra todos perdemos mucho.

Para nosotros una persona muy preparada y cercana, la despedida fue igual que la llegada. Con el comandante en la pasarela del buque, despidiendo a cada uno de nosotros.

Deniz kardeşler! Aun dentro de la proverbial cortesía marinera, nos faltan las palabras para agradecer vuestra amabilidad. Teşekkürler kardeşler! Que la mar y los vientos sean tan gentiles con vosotros como vosotros lo fuisteis con nosotros.