Hoy hablamos con… Jose María Panadés.

Inauguramos esta sección de pequeñas entrevistas con nuestro presidente. No es que esta redacción quiera hacerle la coba… pero si aquí estamos fue porque un año atrás se le ocurrió una locura… ¡Y no cejó hasta conseguirla!

(Redacción) ¡Por fin zarpamos! ¡Parecía que nunca iba a llegar este día!

(Jose María) ¡Ja Ja! Nada de eso. Ya hace un año que pusimos la “quilla” a la asociación, pero hemos preferido primero organizarnos y crecer lentamente. Todo este trabajo empieza ahora a dar su fruto: ya se han realizado varias visitas a buques y comenzamos a organizar la primera exposición, que se celebrará en el club Marítimo de Castelldefels. También celebramos la primera cena oficial, donde se entregaron diplomas de socios honorarios al comandante y segundo comandante de Barcelona. Simplemente hemos querido crear una estructura sólida antes de querer abarcar demasiado.

(R) Hace un año esto era solo una idea.

(Jose María) Pues más o menos. Yo me dedico a la docencia, en temas de mecánica. Tuve un pequeño percance de salud –afortunadamente superado- que me obligó a estar unos meses en “dique seco”. Hace tiempo que veía la necesidad de una asociación donde los veteranos de la Armada pudieran mantener el “caliu” con lo que fue su casa y los que no sirvieron pudieran también tener cabida. Hay muchas y muy meritorias asociaciones relacionadas con el tema, pero ninguna que recoja específicamente esta forma de ser tan nuestra, las costumbres, el protocolo en las visitas.

(R) ¿Marineros y veteranos?

(Jose María) ¡Todos caben! Y todo cabe. Bueno, todo todo… todo lo que sea respetuoso y relacionado con la mar. Maquetas, pinturas… ¡Una cerveza con los amigos para contar batallitas marineras! Cualquier persona que ame la mar es bienvenida. Eso sí, hay que respetar las tradiciones y costumbres de la Armada y la buena cortesía marinera en las visitas a los barcos y otras actividades. Quisiera que quedara claro que no tenemos ninguna relación orgánica con la Armada. Hemos de agradecer de todo corazón la ayuda del comandante y el segundo de la Comandancia de Marina de Barcelona, pero somos una asociación privada. Eso sí, con la mar en el corazón.

(R) ¿Y ahora?

(Jose María) Ahora… ¡A toda máquina! Bueno, no, mejor velocidad de crucero. Sin prisa pero sin pausa. Poca broma, tenemos a miembros concursando para los “Virgen del Carmen”, montando exposiciones de maquetas, y ningún buque de la Armada que atraque en Barcelona se va a “librar” de nuestra visita. Y animar a todos los que quieran venir con nosotros… ¡Que suban a bordo”.

 

Jose María y una machina... ¡Equipo!